Hey Jude – The Beatles

Hey Jude – The Beatles

30 de Agosto de 1968

Se celebran 51 años de de la publicación del Single “Hey Jude” de The Beatles en el Reino Unido.

Es una canción lanzada en agosto de 1968 como primer sencillo del sello discográfico de la formación, Apple Records. Acreditada a Lennon/McCartney, el tema es una balada que evolucionó a partir de «Hey Jules», canción que Paul McCartney escribió para consolar a Julian, el hijo de John Lennon, después del divorcio de sus padres. La canción arranca con una estructura de verso-puente basada en la interpretación vocal y el acompañamiento al piano de McCartney, a los cuales, según progresa la canción, se van añadiendo detalles complementarios que distinguen sus distintas secciones. Después de la cuarta estrofa, cambia a un final o coda que se desarrolla durante más de cuatro minutos, hasta terminar con un fade out.

Con más de siete minutos de duración, fue en su tiempo la canción más larga de la historia en ocupar el Top 10 de las listas británicas de sencillos. ​ También pasó nueve semanas como n.º 1 en Estados Unidos —el tiempo más largo que ha permanecido una canción de The Beatles en la parte superior de las listas estadounidenses—. El sencillo ha vendido aproximadamente ocho millones de copias y se incluye en las listas de las mejores canciones de todos los tiempos.

En 1968, después del divorcio de John Lennon y su esposa Cynthia Powell ocasionado por la aventura amorosa de Lennon con Yoko Ono,​ McCartney fue a ver a Cynthia y a su hijo en común con Lennon, Julian. Paul diría de aquello: «Hemos sido buenos amigos durante muchísimos años y creo que es excesivo considerarlos personas non gratas y sacarlos de mi vida». ​ Cynthia recordó: «Me sorprendí totalmente cuando, una tarde, Paul llegó por su cuenta. Estaba conmovida por su preocupación acerca de nuestro bienestar… En el camino hacia aquí compuso ‘Hey Jude’ en el automóvil. Nunca olvidaré el detalle de Paul de preocuparse por venir a vernos».​

El título original era «Hey Jules», y tenía la intención de consolar a Julian del dolor causado por el divorcio de sus padres. «Comencé con la idea de ‘Hey Jules’, que era Julian, don’t make it bad, take a sad song and make it better (no lo estropees, toma una canción triste y mejórala). ¡Hey, trata de lidiar con esa terrible situación! Sabía que no iba a ser fácil para él. Siempre me sentí triste por los niños en los divorcios… Para cuando llegué ya tenía la idea para la canción. Lo cambié a ‘Jude’ porque pensé que sonaba mejor». ​ Julian Lennon descubrió que la canción había sido escrita para él cerca de veinte años después; sobre su relación con McCartney comentó: «Paul y yo solíamos estar juntos mucho más tiempo del que estábamos mi padre y yo juntos. Teníamos una gran amistad y parece que hay más fotos de Paul jugando conmigo que las que tengo con mi padre».

A pesar de que McCartney originalmente compuso la canción para Julian Lennon, John Lennon pensó que había sido para él:

Pero siempre la oí como una canción dedicada a mí. Si piensas al respecto… Yoko entra en la imagen. Él dice: ‘Hey, Jude —Hey, John—’. Sé que estoy sonando como uno de esos fanáticos que se involucran demasiado con algo, pero puedes escucharla como una canción para mí… Inconscientemente, él dijo ‘Sigue adelante, déjame’. En un nivel consciente, él no quería que siguiera adelante.

Asimismo, otras personas creen que McCartney escribió la canción sobre ellos, incluyendo Judith Simons, una periodista del periódico Daily Express. ​ Sin embargo, otros, entre los cuales se incluye John Lennon, han especulado que la relación fallida a largo plazo que McCartney tuvo con Jane Asher cuando escribió «Hey Jude» era un inconsciente «mensaje a sí mismo». ​ De hecho, cuando Lennon mencionó que la canción trataba sobre él, McCartney lo negó, y le dijo a Lennon que había escrito la canción acerca de sí mismo.

McCartney cambió el título a «Hey Jude» porque el nombre de Jude era más fácil de cantar. ​ Así como lo hizo con «Yesterday», McCartney interpretó la canción para otros músicos y amigos. Ron Griffith de Badfinger, la primera banda en unirse a la compañía discográfica de The Beatles, Apple Records, recordó que en su primer día en el estudio «Paul se fue al piano de cola y dijo ‘Hey muchachos, deben de escuchar esto’, se sentó y nos dio una versión de concierto completo de ‘Hey Jude’. Estábamos asombrados».

«Hey Jude» empieza con McCartney cantando la voz principal y tocando el piano. La melodía está basada en tres acordes: Fa, Do y Si♭ (I, V y IV); en la segunda estrofa se añade el acompañamiento de la guitarra y la pandereta. La progresión de acordes principal está vuelta del revés para la coda, ya que el acorde de Mi♭ sustituye al de Do. ​ El escritor Tim Riley comentó: «con los mesurados golpes de timbal y címbalos» que introducen la percusión «el piano baja para añadir una séptima bemol al acorde tónico, haciendo del compás del puente el punto de llegada (‘And any time you feel the pain’)». ​ Al final de cada puente, McCartney canta una breve frase («Na-na-na na…») acompañado por la guitarra antes de ejecutar unas notas al piano que introducen la siguiente estrofa; según Riley, dicha frase sirve para «reorientar la armonía para la estrofa». Otros detalles, como la pandereta en la tercera estrofa y las armonías sutiles que acompañan a la voz principal, sirven para mantener el interés durante las cuatro estrofas y los dos interludios de la canción.​

La estructura estrofa-puente de la canción dura unos tres minutos, para pasar a una coda de unos cuatro minutos. Durante la coda, el resto de la banda, apoyada por una orquesta con coros incluidos, repiten la frase «Na-na-na na» seguida de «Hey Jude» hasta el efecto de fundido final. La revista Time describió la coda como «un fundido que parodia bien las bajadas de volumen utilizadas como truco para terminar las grabaciones de pop». ​ Riley comentó que la progresión de la coda «responde a todas las preguntas musicales que surgen al comienzo y al final de los puentes», ya que «el bemol que introduce los inteludios ahora sirve de base a un acorde completo». Este estribillo de tres acordes concede a McCartney «un lecho… para saltar vocalmente»,​ por lo que el cantante improvisa su interpretación durante el resto de la canción. Riley concluyó su análisis diciendo que la canción «se convierte en una visita del rango vocal de Paul: Desde los atractivos tonos elegantes de la estrofa inicial, pasando por la creciente emoción de la canción misma, hasta el frenesí de la coda final».​

Mientras que «Hey Jude» estaba pensada para Julian Lennon, el crítico Mark Hertsgaard dijo que «gran parte de la letra de la canción parece tratar sobre un hombre adulto al borde de un poderoso nuevo amor, especialmente las frases ‘ya la has encontrado, ahora ve y atrápala’ y ‘estás esperando a alguien con quien actuar’». ​ Tim Riley escribió, «Si la canción es sobre valorarse y consolarse de cara a las penurias, la interpretación vocal expresa mucho de eso. Comienza cantando para consolar a otra persona, encontrándose sopesando sus propios sentimientos en el proceso, y finalmente, en los estribillos repite su propia aprobación, llegando a creer en sí mismo».